miércoles, 11 de abril de 2018

Y por fin llegaron las lluvias



Después de un otoño anormalmente seco y cálido, llegó un invierno que, sobre todo en su tercio final, remedió en parte el grave déficit hídrico que sufría La Comarca y casi toda Castilla.


















Durante los meses de septiembre y octubre apenas se produjeron precipitaciones, acumulándose unos paupérrimos 20 litros entre los dos meses; además, se registraron varios episodios de temperaturas máximas anormalmente altas, especialmente en Octubre, con varios días de máximas por encima de los 25ºC y, en algunos casos, rozando los 30ºC.


El Úrbel, a la altura de Los Nogales (Huérmeces), con muy bajo caudal avanzado ya el otoño



 
Esta conjunción de bajísima pluviometría y altas temperatura acabó por secar numerosos manantiales y arroyos que no suelen llegar a esa situación ni en años muy secos. También se retrasaron, lógicamente, las labores preparatorias del terreno.

El Úrbel en Huérmeces (La Presa, que deriva parte del agua hacia el cauce de Retuerta)









En noviembre cambió ligeramente la tendencia, al registrarse lluvias suficientes (unos 30-40 litros) para permitir el trabajo de los campos. Durante este mes se produjeron las primeras heladas: -2ºC el día 15, y hasta -4ºC los cinco últimos días del mes. En conjunto, las temperaturas medias registradas durante el mes fueron superiores a lo normal.


El Úrbel en Huérmeces (Puente Vega, desde el vado de Cigatón)


En diciembre continuó la tendencia hacia un mayor nivel de precipitaciones (se recogieron 40-50 litros), pero no sirvieron para la recarga de acuíferos, dado el extremo déficit que arrojaban. Se registraron varios episodios de bajas temperaturas, con mínimas inferiores a los -3ºC/-4ºC y mínima absoluta de -9,5ºC el día 6 de diciembre. 


El Úrbel en Huérmeces (Puente de Miguel)


Los dos primeros meses del año continuaron con precipitaciones más o menos normales para la época (unos 50 litros en cada uno de esos meses), y temperaturas casi totalmente acordes con la estación invernal.

El Úrbel en Huérmeces (Puente de la Pradera)









Y llegó marzo y su espectacular registro pluviométrico: 150 litros por metro cuadrado. Ya el último día de febrero avisó del período de lluvias que se avecinaba, al registrarse ese día 23 litros; durante marzo llovió durante 26 de los 31 días del mes; los días de mayor precipitación registrada fueron: el día 14 (23 litros), el 9 (18), el 1 (13), el 3 (13), el 25 (12) y el 10 (11). El episodio de frío más intenso se produjo entre los días 18 y 21, con temperaturas mínimas de -3ºC y máximas que no superaron los 5ºC.


El Odra en Villasandino


El Úrbel bajó muy crecido entre los días 14 y 16 de marzo, y conservó un caudal muy alto hasta la Semana Santa. Los mismo ocurrió en el resto de los ríos de La Comarca: Odra, Brullés, Hormazuela, Ruyales y Ubierna.


El Úrbel en Huérmeces (Puente Vega)


Los manantiales también registraron caudales importantes, en especial el de Fuente la Hoz, que recuperó gran parte de lo perdido durante los meses de sequía.


Fuente la Hoz, el principal manantial de Huérmeces



Arroyos tributarios como el de Valdefrailes-Valdegabas volvieron a llevar agua tras muchos meses de ausencia, formándose incluso pequeños saltos de agua en la parte media de su curso.

Y con la buenas temperaturas registradas durante 27 y 28 de marzo, por los aún húmedos campos proliferaron tractores, con sus tolvas abonadoras trabajando a destajo, en un intento por compensar las posibles pérdidas sufridas por la continua lixiviación de nitratos.





Fuente y abrevadero de Becerril (Quintanilla Sobresierra)
Datos termopluviométricos extraídos de las siguientes estaciones:

-Estación meteorológica de Valle de Valdelucio (Quintanas): Inforiego-Valdelucio
-Estación meteorológica de Tardajos: Inforiego-Tardajos
-Estación meteorológica de Renuncio: Renuncio-Meteorología