jueves, 18 de septiembre de 2014

Eolic Park


En la provincia de Burgos existen en la actualidad unos 60 parques eólicos, con una potencia instalada de 1630 MW, lo que supone que sea la provincia de Castilla y León con mayor implantación eólica (33% del total de MW eólicos de la región) y una de las mayores de España (7%). Esta potencia instalada es capaz de producir del orden de 3,5 millones de MWh, lo que representa más de una vez y media el consumo total de electricidad de toda la provincia de Burgos.

Un parque eólico no se puede instalar en cualquier sitio. Teniendo en cuenta que cada molino tiene un coste de entre 1 y 2 millones de euros, el umbral de la rentabilidad está a partir de las 2.000 horas de funcionamiento al año, aunque los más productivos llegan a superar las 3.200 horas anuales. 

En la provincia de Burgos, las zonas con potencialidad eólica se encuadran dentro de tres categorías, según la velocidad media del viento medida a 45 m de altura:
  • Muy elevada (más de 8 metros por segundo): Sierra de la Demanda, Sierra de Neila, Sierra de Mencilla, Sierra de Pancorbo…
  • Elevada (entre 7 y 8 m/seg): Sierra de Oña, Montes Obarenes, Montes de Valnera, Sierra de La Tesla…
  • Suficiente (entre 6 y 7 m/seg): Sierra de Covarrubias, Páramo de La Lora, Condado de Treviño…

Las zonas altas de Huérmeces se clasificaron en su día dentro de la tercera categoría, “con potencialidad eólica suficiente”, al igual que las de los municipios vecinos, desde el Alfoz de Burgos hasta las zonas altas de Villadiego y Las Loras.

En los últimos diez años se han levantado cuatro parques eólicos en terrenos del término municipal de Huérmeces:

  • La Lastra (2003): un total de 7 molinos con una potencia instalada de 11,7 MW, en terrenos de San Pantaleón del Páramo (5) y Ruyales (2).
  • Urbel del Castillo II (2004): un total de 25 molinos y 50 MW; en terrenos de Quintanilla Pedro Abarca (2), San Pantaleón del Páramo (10), Montorio (10) y La Nuez de Arriba (3)
  • El Sombrío (2009): un total de 14 molinos y 28 MW, todos en terrenos de Huérmeces
  • Páramo Vega (2010): un total de 9 molinos y 18 MW; en terrenos de Huérmeces (7) y Ros (2)
Parque Eólico de "La Lastra": los 3 molinos más al N, en terrenos de Pantaleón, vistos desde Quintanilla Pedro Abarca
 
Vista parcial del Parque Eólico "Urbel del Castillo II", cerca de San Pantaleón, entre Trulla y Peñas Lisas


En los municipios vecinos no le han ido a la zaga:

  • El Perul (2005): un total de 31 molinos y 51,8 MW; en terrenos de Acedillo (17) y Urbel del Castillo (7)
  • La Caldera (2007): un total de 15 molinos y 22,5 MW, todos en terrenos de Bustillo del Páramo
  • La Calzada  (2007-2010): un total de 16 molinos y 32 MW, en terrenos de Montorio
  • El Negredo (2007-2010): un total de 9 molinos y 18 MW, en terrenos de Quintanilla Sobresierra
  • Rabinaldo (2003-2010): un total de 16 molinos y 29 MW, en terrenos de Quintanilla Sobresierra
  • Las Viñas (2009): un total de 19 molinos y 38 MW; en terrenos de Celadilla- Sotobrín (9), Las Rebolledas (5) y Santibáñez-Zarzaguda (5)
  • Marmellar (2008): un total de 33 molinos y 49,5 MW; en terrenos de Marmellar de Abajo (17) y Pedrosa de Río Urbel (16)
  • Arroyal (2009): un total de 31 molinos y 46,5 MW; en terrenos de Arroyal (24) y Marmellar de Arriba (7)
Vista parcial de los Parques Eólicos de "El Perul" (al fondo)  y "La Caldera" (en primer plano, a la izquierda)

Parque Eólico "Páramo Vega"; al fondo, parques eólicos de "Las Viñas" "Marmellar" y "Arroyal".
 
Aparte del indudable impacto paisajístico de los molinos, la construcción de los mismos ha ocasionado puntuales daños tanto al patrimonio cultural (túmulos, corrales, yacimientos arqueológicos) como al biológico (vegetación y aves, principalmente).

Si bien es cierto que las pistas de acceso a los parques suelen seguir el trazado de antiguos caminos, la mayor anchura y calidad de los nuevos ha traído consigo daños sobre la vegetación existente y ha posibilitado el fácil acceso de todo tipo de vehículos a parajes de alto valor ecológico, antes protegidos por la mera inaccesibilidad de los mismos. 

También es cierto que se ha mejorado el acceso tanto a parcelas cultivadas como a montes comunales, para alegría de los agricultores de la zona.

Parque Eólico "Urbel del Castillo II", en terrenos de Pantaleón.
Así, en el término municipal de Huérmeces, la construcción de los cuatro parques eólicos ha traído consigo la aparición de 19 kilómetros de flamantes pistas de acceso a los mismos: La Lastra (2,5 km); Urbel del Castillo II (11 km en total, de los que 4 km discurren en el TM de Hces); El Sombrío (6,5 km); Páramo Vega (6 km). 

Parque Eólico "El Sombrío" y sus 14 molinos, todos en el término de Huérmeces
 
Sin embargo, y polémicas energéticas y paisajísticas aparte, el mayor impacto sobre la zona ha sido el económico. Las arcas de los municipios “afectados” han visto caer sobre ellas un auténtico maná. Son tres los principales impuestos locales que se aplican a los parques eólicos:
  • Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO): cuya cuota tributaria es el resultado de aplicar a la base imponible el tipo de gravamen fijado por cada ayuntamiento, con un tope del 4%.
  • Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI): desde 2008 se considera a los parques eólicos como bienes de características especiales, lo que supone que el tipo impositivo pase del 0,4% al 1,3% anual del valor catastral, que también es mayor, al computarse la maquinaria.
  • Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE): supone un rango de 1000 a 1400 euros por cada MW de potencia.
Parque Eólico "Páramo Vega", 7 molinos para Huérmeces y 2 para Ros
Los cálculos realizados por el sector indican que, en total, la recaudación de los ayuntamientos por megawatio (MW) instalado asciende a entre 6.000 y 9.000 euros anuales. Teniendo en cuenta que la vida útil de un parque eólico es de 20-25 años, queda claro que estamos hablando de cifras muy importantes para los ayuntamientos y las entidades locales menores implicadas.

Gracias a esta masiva entrada de fondos en las arcas municipales se han podido acometer actuaciones impensables diez años atrás: soterramiento de tendidos eléctricos y telefónicos, renovación de la red de distribución de agua, mejora de caminos, nuevos locales municipales, rehabilitación de espacios comunales (lavaderos, fuentes, potros, molinos harineros), religiosos (ermitas), etc. Incluso se han financiado actuaciones en edificios de propiedad no municipal, pero de indudable valor patrimonial (iglesias parroquiales, principalmente).

De todas formas, es más que posible que la reciente reforma energética planteada por el Gobierno acarreará renegociaciones, a la baja, de las condiciones económicas establecidas entre las empresas explotadoras y los Ayuntamientos.

Vista parcial del Parque Eólico "El Sombrío": los 6 molinos más al Sur, entre Valdelebrín y Buen Tudanca
Parque Eólico "El Sombrío"


Y otra reforma, esta de más calado, planea sobre el futuro: el inevitable proceso de concentración municipal que, más pronto que tarde, terminará por fusionar el ayuntamiento de Huérmeces con alguno de los vecinos (Valle de Santibáñez, Montorio, Merindad de Río Ubierna, Urbel del Castillo…); quizás entonces se plantee una renegociación de los importes a recibir por cada entidad local menor …

Huérmeces, desde la Edad Media y hasta mediados del siglo XX, destacó por la abundancia de molinos harineros a orillas del Urbel. Quien les iba a decir a nuestros ancestros que a principios del XXI serían otro tipo de molinos los que proliferarían, aunque ahora en las crestas de los páramos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario