martes, 2 de junio de 2015

El río Ruyales



Ruyales: en su primera aparición documentada aparece consignado como “Rubiales” (lugar abundante en rubias, una familia de plantas muy comunes en huertas y baldíos)

Alfonso VIII, III, página 400 (14 marzo 1207)


“Río Ruyales: río de la comarca de Los Páramos, en el NW de la provincia de Burgos, tributario del Hormazuela, dentro de la cuenca del Arlanzón; con un curso total de unos 27 km, nace al norte del pueblo de Ruyales del Páramo, municipio de Huérmeces, para luego discurrir, en un sentido sur-suroeste, por los pueblos de Los Tremellos, Avellanosa del Páramo, San Pedro Samuel y Palacios de Benaver, desembocando en el Hormazuela a la altura del molino Magueñas, en las proximidades de la localidad de Villanueva de Argaño”.

                                               (posible entrada para Wikipedia)



El río Ruyales es, con diferencia, el más humilde de los cinco cursos fluviales que, en una dirección predominante Norte-Sur, drenan las aguas de la “comarca” hacia el Arlanzón (los otros cuatro ríos son, de oeste a este: Brullés, Hormazuela, Urbel y Ubierna).

Esa modestia, tanto en la longitud de su curso como en el caudal medio de agua y en la superficie que abarca su cuenca, se ha traducido en el hecho de que es el único de los cinco que no dispone de una carretera paralela a todo su curso, desde la cabecera hasta la desembocadura. Unicamente existe carretera en tres pequeños tramos: en Los Tremellos (1 km), entre Avellanosa y San Pedro Samuel (2 km) y entre Palacios de Benaver y la desembocadura, ya en el término de Isar (3 km).

Cabecera del Ruyales, alrededor del pueblo homónimo, con los pinares de Las Mayas y La Cotorra al fondo

Cabecera del Ruyales

Aunque antaño supusiera un grave trastorno para los vecinos de los seis pueblos bañados por el río, hoy en día, en esta carencia de carretera asfaltada radica gran parte del encanto del valle del Ruyales. Modernos caminos rurales recorren la totalidad del curso, desde Ruyales hasta Villanueva de Argaño, posibilitando su recorrido a pie o en bicicleta, libres del tráfico y sus ruidos.

Al igual que el resto de los ríos de la zona, su discurrir es pausado, sin grandes sobresaltos, debido sobre todo a la escasa pendiente de su curso. En sus 27 km apenas salva un desnivel de 160 m, desde su nacimiento en los páramos de Ruyales, a unos 1000 m de altitud, hasta su desembocadura en el Hormazuela, a unos 840 m.   

Fuente de Ruyales, uno de los aportes de la cabecera del río


Ruyales del Páramo

Vado del recién nacido Ruyales

Conviene recordar que en las alturas de los páramos que delimitan el valle del Ruyales existen varios megalitos, entre los que destacan el dólmen de La Mina (Ruyales) y los menhires de La Buena Moza (Las Atalayas, Avellanosa) y La Piedra Alta (San Pedro Samuel), testigos del antiquísimo poblamiento de estas tierras.

Las Fuentes, aporte de agua al joven río Ruyales, en Los Tremellos

Además de los seis pueblos por los que pasa, el Ruyales dio cobijo, en los primeros años de la repoblación alto medieval, a multitud de aldeas que posteriormente desaparecieron. Entre los despoblados probables del valle del Ruyales tenemos, de Norte a Sur:

  • San Cristóbal: 1 km al SW de Los Tremellos, frente al puente de la carretera de Miñón.
  • San Cucufate (Sanguate): 2,6 km al SW de Los Tremellos, en un bonito vallejo formado por el arroyo de Retortillo.
  • Quintanafruela (San Nicolás): 2,9 km al NE de Avellanosa, al lado de las ruinas del molino Celada.
  • San Roque: 1,2 km al Norte de Avellanosa, en las inmediaciones de la desaparecida ermita existía una necrópolis alto medieval
  • San Cristóbal: 2 km al SE de San Pedro Samuel
  • Espinosa: 4 km al SE de San Pedro Samuel, cerca ya del límite con Palacios de Banaver, en los alrededores de la Ermita de San Pelayo.
  • El Juncal (San Adrián): 1,5 km al SW de Palacios de Benaver, cerca del límite con Isar, al lado de un manantial.
Fresno, entre Ruyales y Los Tremellos

Chopos, sauces, salgueras y majuelos

Parcelas alternas de trigo y cebada en La Salera (Los Tremellos)

Pequeño carrizal en las proximidades de San Pedro Samuel

Salgueras y un destacado ejemplar de fresno, cerca de San Pedro Samuel

Floración de sauce, Los Tremellos
Chopera en Los Prajuelos (San Pedro Samuel)


Majuelo en la desembocadura del Ruyales en el Hormazuela, cerca de Villanueva de Argaño

Lirio hediondo en las proximidades de Palacios de Benaver



El llamativo silencio del valle, únicamente interrumpido quizás por el ladrido de un perro en las proximidades de un pueblo, permite disfrutar de sonidos casi olvidados. El leve rumor del agua, el canto de las aves esteparias y de los insectos alados, el viento meciendo trigos y cebadas, chopos, fresnos y salgueras …

En primavera, lejos aún de la temporada de caza y sus escopeteros practicantes, el Ruyales es un remanso de paz. Entre la vegetación ribereña destacan los portes de chopos, fresnos, sauces y salgueras. Varias son las choperas con que nos encontraremos, sobre todo en el curso bajo del río. Destacan las de Prado Gonzalo, entre San Pelayo  y Palacios de Benaver, y Los Prajuelos en San Pedro Samuel.

Los majuelos o espinos albares, ahora en plena floración, destacan sobre el verde de los trigales. En los tramos poco arbolados, aún son visibles los restos secos de los carrizos del año anterior. Y dentro ya del agua, destaca el amarillo de los lirios hediondos.  

La cabecera del río aparece perfectamente balizada por los parques eólicos de La Caldera (Bustillo) y La Lastra (Pantaleón). Curso abajo, en el páramo situado en las cercanías de San Pedro Samuel, a la derecha según descendemos por el valle, aparece otro parque, este con 17 molinos, que rompe la horizontalidad del paisaje.

Entre Ruyales y Los Tremellos


Avellanosa desde San Pedro Samuel

San Pelayo

Palacios de Benaver; al fondo, a la derecha, tapia del Monasterio de San Salvador

Tramo final del Ruyales, aún en el término de Palacios, poco antes del viaducto de la autovía A-231
La cabecera del río Ruyales comprende gran parte del término perteneciente al pueblo del mismo nombre. En concreto, unas 700 hectáreas, desde el alto de San Benito hasta La Lastra, pasando por Las Mayas y Las Peñuelas. Unicamente se excluye el tercio occidental del término, cuyos arroyos de Honquijosa, Valdefrailes y El Chopillo son tributarios del río de San Pedro que, después de pasar por Espinosilla y Borcos, desagua en el Hormazuela a la altura de La Parte (Las Hormazas).

En el límite oriental del término, las aguas van a parar a los arroyos de Val y Valdefrailes, ya en terrenos de Huérmeces, camino del Urbel. En el límite norte, las aguas discurren hacia el río de San Pantaleón, también afluente del Urbel.

En esta extensa cabecera del Ruyales, de suaves lomas que rondan los 1020-1050 metros de altitud, destacan los pinares de repoblación de Las Mayas, La Cotorra y Valdaña; 35 hectáreas de Pinus syvestris y Pinus nigra, plantados en los años 40 y 50 del siglo pasado. En la antes citada cabecera del río de San Pedro también se encuentran dos buenas masas de pinar: Las Hoyas y Valdefrailes.

Otra singularidad de la cabecera del Ruyales es la presencia de una pequeña laguna de carácter estacional, en el paraje del mismo nombre, justo al sur de la masa forestal de Las Mayas. A comienzos de primavera, sobre todo después de un invierno lluvioso, mantiene una lámina de agua suficiente para la visita ocasional de anátidas despistadas.

Laguna de Ruyales

Laguna de Ruyales

Laguna de Ruyales, anátida despistada

A lo largo de su recorrido encontraremos molinos, ermitas y puentes que, modernos, rehabilitados o en ruinas, son mudos testigos de un pasado más habitado y transitado que, no nos engañemos, nunca volverá.

A pesar de su modesto caudal, el Ruyales llegó a mover, a principios del siglo XX, un total de 15 molinos harineros, aunque la mayoría únicamente molían en invierno y primavera. La mayor parte de ellos se ubicaban a partir del término de Avellanosa del Páramo, una vez recibidas las aguas del arroyo Retortillo, el más caudaloso de sus afluentes.(1)

Hoy solo quedan en pie media docena, casi todos en estado de ruina o semi ruina (San Martín y Molino Celada, en Avellanosa, Las Monjas, en Palacios).

Molino Celada, en La Retortilla, utilizado por los vecinos de Las Celadas, a unos 4 km del lugar, con un páramo de por medio


Ruinas del molino de San Martín (Avellanosa)

Ruinas del molino de Las Monjas (Palacios de Benaver)

El valle anda bien provisto de ermitas, sobre todo en las poblaciones de Avellanosa y San Pedro Samuel, con un total de seis entre las dos: San Roque, Santa Eulalia, San Juan y Sagrada Familia en la primera, El Rosario y San Pelayo en la segunda. Con respecto a una entrada anterior de este blog (“Una comarca de ermitas”, 26 de mayo de 2014), hay dos novedades, una positiva y otra negativa:

·        la ermita del Rosario o de la Era de Samuel (San Pedro Samuel) ha pasado de estado semiruinoso a rehabilitación total.
·        la ermita de San Roque (Avellanosa) ya no existe, ni en ruinas. Parece ser que el año pasado el Arzobispado autorizó la venta del solar que ocupaban sus derruidas paredes (2)

Aquí existió una ermita (San Roque) hasta hace pocos meses

Restos de la ermita de San Roque, hace un año

Ermita del Rosario, rehabilitada, en San Pedro Samuel

La misma ermita, hace un año
 
Ermita de San Pelayo, en el límite entre San Pedro Samuel y Palacios de Benaver

En Palacios de Benaver aparece la edificación religiosa más importante de la ruta del Ruyales: el Monasterio de San Salvador, considerado uno de los monasterios cristianos más antiguos de España. Fue colegio y escuela hogar, aunque en la actualidad es una hospedería monástica de las hermanas de la orden Benedictinas de San José.

La leyenda de las 300 monjas cuenta que en el año 834 el caudillo moro Zefa, después de degollar a 200 monjes de San Pedro de Cardeña, saqueó San Salvador y asesinó a todas las hermanas.


A consecuencia de las concentraciones parcelarias realizadas en las últimas décadas, el valle quedó provisto de numerosos puentes de hormigón que salvan el río en parajes que antaño eran de difícil tránsito para los agricultores de la zona, por la abundancia de tramos húmedos o casi pantanosos.


Puente cerca de la Fuente del Oro, Los Tremellos

Puente en San Pedro Samuel, en el camino hacia Palacios

Puente en Palacios de Benaver, carretera al Monasterio de San Salvador


Pocos son los puentes de piedra sobre el Ruyales que han llegado a nuestros días. El más evidente sea, quizás, el viejo puente de la carretera nacional N-120, a la altura de Villanueva de Argaño, hoy convertido en área de descanso. Injustamente, casi pasa desapercibido el de Palacios de Benaver, en las cercanías del Molino Viejo.

Viejo puente de la N-120
 
Puente de Palacios de Benaver, cerca del Molino Viejo


Ya casi en la desembocadura, la autovía A-231 (Burgos-León) salva, con un viaducto de 400 m en suave curva, a los ríos Hozmazuela y Ruyales de una sola tacada.


A la derecha, Villanueva de Argaño; a la izquierda el Hormazuela y el Ruyales, a punto de encontrarse

Desembocadura del Ruyales (primer plano) en el Hormazuela (chopera más densa), a la altura del molino Magueñas, cerca de Villanueva de Argaño, pero ya en el término de Isar

El Hormazuela (izda.) recibe al Ruyales (dcha.); al fondo, viaducto de la autovía Burgos-León

Las aguas del Ruyales, después de unirse plácidamente a las del Hormazuela a la altura del molino Magueñas, pasan por Isar y sus viejas bodegas, y continúan rumbo S-SW, hacia el Arlanzón, en el que desembocan entre Villaverde-Mogina y Belbimbre, en el paraje de La Aceña, casi a la misma altura en la que también lo hace el río Cogollos. 

Los Tremellos, dos de sus tres puentes sobre el joven Ruyales

Los Tremellos

Avellanosa del Páramo

Avellanosa del Páramo

Ermita de Santa Eulalia (Avellanosa) y el valle del Ruyales, hacia Los Tremellos

San Pedro Samuel

Palacios de Benaver

Palacios de Benaver, desde el viaducto




NOTAS:

(1) Molinos movidos por las aguas del río Ruyales, según las Respuestas Generales del Catastro de Ensenada (1752): aparecen un total de 10, distribuidos así:

- Los Tremellos (2): Molino del Barrial y Molino Barriuso
- Avellanosa del Páramo (2): Molino de Villa y Molino de San Martín; el Molino de Retortilla aparece consignado en el pueblo de Las Celadas (1), ya que servía a sus vecinos (Molino Celada)
- San Pedro Samuel (3): Molino de Arriba, Molino de Enmedio (Chiquito) y Molino de Abajo (Parnal)
- Palacios de Benaver (4): Molino Viejo, Molino de Enmedio, Molino de las Monjas y Molino de Arriba


(2) Ver comentario nº 3 en la noticia del Diario de Burgos de fecha 14 de abril de 2015:

http://www.diariodeburgos.es/noticia/Z104F5FF2-E07E-C43C-50D2BAF18AE2D6AE/20150414/vecinos/reclaman/titularidad/ermita/virgen/cuadra

No hay comentarios:

Publicar un comentario